viernes, 23 de marzo de 2018

Kit del viajero responsable II: ¿cómo impactar lo menos posible en la cultura?


"Show" turístico en Iquitos. Nos enseñaron cómo cazaban. Les habíamos pillado vestidos con camiseta unos minutos antes.
"Show" turístico en Perú. Los vimos vestidos con camisetas unos minutos antes.
A nosotras nos pasó en Perú. Contratamos una excursión para ver la selva de Iquitos y nos dijeron que visitaríamos “una comunidad que vive aislada y que ha preservado sus costumbres ancestrales hasta hoy”. Cuando estábamos llegando en canoa, vimos cómo un niño vestido con camiseta iba corriendo a avisar al resto. Llegamos y el mismo niño estaba vestido con un una especie de "falda" hecha con plantas cercanas y tenía la cara pintada. Bailaron una “danza tradicional” para nosotros. Nos enseñaron cómo cazaban con unos punzones. Fue uno de los momentos más vergonzosos de nuestra vida: sabíamos que todo aquello era un “show” para turistas (y que luego, claro, iban a pedirnos propina). ¿Os ha ocurrido alguna vez?

Aunque no nos demos cuenta, la llegada masiva de turistas a países del Sur afecta a la cultura, costumbres y forma de vida de las personas que los habitan. Las consecuencias más comunes son:

1 Pérdida de identidad cultural

Suele darse cuando las comunidades locales imitan a los recién llegados y cambian sus valores (a menudo basados en la familia, la religión o la comunidad), por otros más hedonistas y consumistas. Si no somos respetuosos con las culturas que visitamos, ¡no es difícil que ocurra!

La llegada masiva de turistas provoca cambios en la cultura y sociedad local.

2 Abandono de profesiones tradicionales

Ante la llegada masiva de visitantes, la población local suele abandonar de forma repentina sus labores tradicionales como la pesca, la agricultura y la ganadería, para dedicarse al turismo. ¡Es mucho más rentable, sobre todo si el nivel de vida de los y las turistas es superior al suyo! Como muchas fiestas y tradiciones están ligadas a esas profesiones, se acaban perdiendo.

3 Gentrificación

La llegada de turistas repercute en la subida de los precios, sobre todo en la vivienda. De esta forma, llega la gentrificación: la población original se ve desplazada por personas con un mayor nivel adquisitivo, ya que no puede pagar los nuevos precios.

Un ejemplo de gentrificación es el centro de Cusco. Allí algunos de estos alquileres alcanzan los 5.000 dólares mensuales!

Danzas en Camboya. ¿Se transformarán para gustar a los turistas?
Danzas en Camboya. ¿Se transformarán para gustar a los turistas?

4 La cultura se vuelve un negocio

Música y danza; formas de vestir tradicionales; costumbres; rituales o festivales… De repente dejan de ser un elemento más del día a día de muchas personas y se convierten en un negocio, ya que atraen a los y las turistas. Pero no se conservan tal cual, sino que suelen adaptarse a las expectativas y gustos de los y las turistas.

En Bolivia, las llamas se decoran para gustar a los turistas y poder pedirles propina.
En Bolivia, las llamas se decoran para llamar la atención de los y las turistas.

¡5 Consejos para minimizar tu impacto!

  1. Antes de viajar, ¡empápate de la cultura del país que visitas! Es la única forma de comprender a las personas que vas a conocer y de detectar cuando tu presencia está alterando su forma de vida.
  2. Intenta adaptarte a los usos y costumbres locales sin imponer tus hábitos. Establece relaciones correctas sin prejuicios ni estereotipos previos. Escucha, escucha y escucha.
  3. No contribuyas a la gentrificación. Intenta no alojarte en el “meollo turístico” y no pagues precios abusivos por el alojamiento. Come en restaurantes locales y no en sitios de comida occidental “para turistas”.
  4. Apoya las profesiones tradicionales. Compra artesanía local. Come en el mercado, donde los agricultores y ganaderos venden sus mercancías.
  5. Si ves un “show” para turistas, ¡no contribuyas a ello! Comunica de forma amable a quien te lleve allí que no te interesan este tipo de espectáculos y que prefieres ir a otro lugar. 
¡Ojo con los falsos sadhus (ascetas) en India! Algunos se visten así solo para gustar al turista
¡Ojo con los falsos sadhus (ascetas) en India!
 En Tumaini trabajamos para promover el turismo responsable y los viajes solidarios. ¿Te animas a viajar con nosotras? ;)

1 comentario:

  1. Muy buenos consejos. Prácticos a la jora de viajar a un continente totalmente ajeno. Por ejemplo yo vivo en América del Sur, y espero viajar a Europa en algún momentos. Tenemos culturas muy distintas, sobre todo, en cuanto a la calidez para con los turistas. Por ello me gusta leer este tipo de artículos que me ayudan a mostrar un comportamiento acorde a cada cultura. Saludos.

    Fuente: nemo blog

    ResponderEliminar