miércoles, 23 de enero de 2019

Encuentros Tumaini 2019: un viaje solidario puede cambiarte la vida, ¡descubre cómo!

Experiencia de Mónica en un centro de acogida para niños y niñas de la calle en Kenia
Mónica, Sonia y Fran en el centro de acogida para niños y niñas de la calle en Kenia.

¿Te encantaría hacer un viaje solidario en Perú, India o Kenia pero no te atreves a dar el paso? ¿No sabes dónde contactar con ONG fiables para colaborar? Si te encanta viajar y eres una persona solidaria, ¡apúntate a los Encuentros Viajeros Tumaini en Madrid o Barcelona! Aprenderás a recorrer el planeta de una forma solidaria y responsable, conocerás pequeñas ONG de países del Sur que necesitan apoyo y coincidirás con personas que también quieren colaborar en sus vacaciones a construir un mundo mejor.

Amantes de los animales, de la aventura, de la educación para pequeños y mayores, del medioambiente, de los viajes y la solidaridad: ¡os esperamos!


Personas voluntarias en un proyecto medioambiental en Nusa Penida, Indonesia
Personas voluntarias en un proyecto medioambiental en Nusa Penida, Indonesia.

Primer destino: Madrid

El sábado 9 de febrero a las 18 h, ¡te esperamos en nuestro primer encuentro viajero! Ven a la agencia de viajes PANGEA The Travel Store (c/ Ppe de Vergara, 26, Metro: Ppe Vergara) y te contaremos cómo un viaje solidario puede cambiar tu vida (¡y la de los demás!). Dar clases a niños y niñas  con pocos recursos en Perú; cuidar de animales en Bolivia y Tailandia o proteger el medio ambiente en Bali y Nepal son solo algunos de los viajes solidarios que presentaremos y que pueden dar un giro solidario a tus vacaciones este 2019.

En Barcelona, nuestra charla tendrá lugar el viernes 1 de marzo a las 18 h en la librería Altaïr (Gran Via, 616, Metro: Universitat). Ambas charlas son de acceso libre y no hace falta reservar. ¡Solo necesitamos que vengas con la mente abierta y ganas de colaborar!

Encuentro Tumaini en Madrid en 2018
Encuentro Tumaini en Madrid en 2018.

¿Qué encontrarás en los encuentros?

Se trata de espacios viajeros, divertidos y solidarios donde el equipo de Tumaini nos contará por qué un viaje solidario puede cambiar la vida tanto de la persona que viaja como de las ONG que reciben a los voluntarios y voluntarias. Daremos voz a las ONG con las que Tumaini colabora en países de Asia, África o América Latina, explicaremos en qué consisten los proyectos, qué tareas realizan las personas que viajan, etc.

Pero los auténticos protagonistas de los Encuentros Tumaini son los viajeros y viajeras. Personas de todas las edades, formaciones y profesiones, cogerán el micro y explicarán cómo fue su experiencia. David contará cómo se adaptó a la vida en la selva; Ana y Carlos recordarán su relación con los niños y niñas de un orfanato en Kenia; José Luís compartirá sus aprendizajes y anécdotas en la escuelita de Perú. Algunos, han viajado solos, otros con pareja, amigos o en familia. Pero tienen una cosa en común: han realizado una experiencia que les ha cambiado la vida. ¡Sus anécdotas, risas y emociones nos harán soñar con el próximo destino y nos contagiarán ganas de viajar y colaborar!

Voluntaria en el proyecto de Perú para niños/as de habla quechua
Voluntaria en el proyecto de Perú para niños/as de habla quechua.

Encuentros viajeros Tumaini


Madrid
  • Sábado 09/02 a las 18 h.
  • Pangea The Travel Store (c/ Ppe de Vergara, 26, Metro: Ppe Vergara)
  • ¡Acceso libre! 


Barcelona
  • Viernes 01/03 a las 18 h.
  • Altaïr (Gran Via, 616, Metro: Universitat).
  • ¡Acceso libre! 


Para más información sobre los encuentros, escribe a info@viajestumaini.org


jueves, 17 de enero de 2019

¿Por qué no donar ni dar limosna cuando viajamos a países del Sur?

Niños y niñas en uno de los proyectos de Kenia
Niños y niñas en uno de los proyectos de Kenia

Viajamos a Kenia, Perú o India y se nos ocurre la genial idea. Allí no tienen apenas juguetes, ni ropa, así que: ¡seguro que cualquier donación es bienvenida! Cargamos la mochila con lo que nos parece que les puede servir. Y, lo peor: lo repartimos de forma aleatoria. Quizás, cuando un niño se nos acerca en la calle. O a nuestro guía. Creemos que hemos actuado con generosidad, que nuestro viaje deja una huella positiva. Pero, ¡OJO! donar en nuestros viajes es irresponsable y puede tener consecuencias mucho más negativas de lo que imaginas. ¿Por qué?

Te lo contamos en 5 claves:

1 La caña antes que el pez

“Dale un pez a un hombre y comerá un día; enséñale a pescar y comerá siempre”. La frase está un poco manida, pero define la idea que queremos expresar. En la mayoría de países del Sur, no es tan difícil ni caro conseguir camisetas u otros productos, pero si las donamos podemos perjudicar a la industria textil local.

Donar ropa es un tema sensible en África, por ejemplo. Allí las industrias textiles de muchos países se derrumbaron bajo el peso de las importaciones de ropa de segunda mano en los años setenta y ochenta. Conclusión: hay que saber muy bien qué, dónde, cuándo y cómo donar.

Niños y niñas en el basusero de Mwakrunge en Kenia

2 Son países del Sur, no vertederos

Donar lo que nos sobra, está viejo y no utilizamos no es donar. Es deshacerse de cosas. Móviles, ordenadores, gafas, ropa, juguetes… Son muchas las personas o empresas que deciden recogerlos y donarlos cuando viajan. Y su intención es buena, pero, sin darse cuenta: ¡están convirtiendo a los países que visitan en vertederos!

Con la tecnología, el problema se agrava. Enviamos ordenadores antiguos que, en unos meses, o máximo en un par de años, dejan de funcionar. No sirven para nada y acaban creando enormes vertederos que, aparte de contaminar, afectan a la salud de las personas y pueden incluso generar trabajo infantil.

Dar limosna es un tema serio: puede fomentar la explotación infantil
Dar limosna es un tema serio: puede fomentar la explotación infantil.


3 Tu limosna les hace dependientes

Dar limosna puede tener consecuencias terribles. La primera: fomenta la exclusión de las personas que la piden y aumenta su dependencia. Al obtener ingresos rápidos, dejan de asistir a programas de formación, inserción laboral, etc. En definitiva: dejan de luchar por cambiar su situación.

Si, encima, quien te pide limosna es un niño, niña o persona con discapacidad, la situación empeora. Puedes estar alimentando a las mafias, que explotan a las personas que consiguen más limosnas y, por supuesto, se quedan el dinero.

Gracias a una donación promovida por Tumaini, se compraron medicinas para Nepal
Gracias a una donación promovida por Tumaini, se compraron medicinas para Nepal.

4 No conoces sus necesidades reales

¿Conoces la realidad del país que vas a visitar? ¿Sabes qué necesitan los niños y niñas que vas a conocer? Si lo haces por tu cuenta, puedes donar cosas que realmente no se necesiten. O, lo que es peor: generar nuevas necesidades que más adelante los niños o niñas no van a poder cubrir.

Por ejemplo, muchas personas llevan la mochila cargada de caramelos o Chupa-Chups. Muchos de los peques y personas de estos países no se lavan los dientes de una forma continuada por lo que es mala idea que coman azúcar.

En Kenia, recaudamos fondos para mejorar las instalaciones de un orfanato colaborador.


5 Puedes perjudicar al proyecto con el que colaboras

En Tumaini, hemos hecho voluntariado en en ONG de más de 8 países de Asia, África y América Latina. ¡Y hemos visto cometer un error muy grave! La persona voluntaria lleva material escolar para el proyecto con el que colabora. Acude a la escuelita, y se pone a repartir las libretas y bolis a los niños y niñas que se le acercan. Eso nunca, nunca, se debe hacer porque:
  • No sabes si el proyecto necesita ahora mismo ese material o si se podría sacar mucho más partido más adelante: en otra clase, con otros niños y niñas más necesitados, etc. 
  • Puede que ese día no estén todos los niños y niñas en el proyecto. Dejarás a algunos peques sin su cuaderno y eso les puede afectar tanto a su autoestima como a su relación con el resto de niños/as y profesores/as. 
  • Siempre hay niños/as más abiertos que otros. Los peques más tímidos suelen llegar más tarde y puede que se queden sin donativo. 
  • Cambiarás el ritmo de la clase y afectará al resto de actividades programadas para ese día. 

Varias personas voluntarias organizaron una donación para comprar una silla de ruedas a Dennis en Iquitos
Donación para comprar una silla de ruedas a Dennis en Iquitos.


Entonces, ¿son malas todas las donaciones?

No. Pero cada proyecto tiene sus necesidades, y tienes que conocerlas. Además, estas cambian continuamente. Puede que de repente llegue a la escuela un grupo de nuevos niños y niñas más mayores que necesiten otro tipo de materiales. O que uno de los adultos que acude a la ONG se ponga enfermo y lo que de verdad se necesite sea dinero para pagar su tratamiento.

En Tumaini, siempre pedimos 3 cosas a las personas que realizan viajes solidarios con nosotras:
  1. Si quieren llevar una donación para el proyecto, antes tienen que consultarnos. ¡Es imprescindible! Cuando recibimos su propuesta, lo hablamos con los coordinadores/as de cada proyecto para que la donación se ajuste exactamente a lo que necesitan. 
  2. La donación siempre se entregará a los coordinadores y coordinadoras del proyecto, NUNCA a los niños, niñas, adultos, etc. directamente. Así nos aseguramos de que el reparto sea justo y equitativo. 
  3. Solo aceptamos donaciones de productos que las ONG nos hayan pedido. Si se trata de una donación, las personas voluntarias lo llevan hasta el proyecto. Si no, lo mejor es que compren lo que se necesita allí para fomentar la economía local. 
En 2019 dale un giro a tus vacaciones: ¡viaja de forma responsable! 

martes, 8 de enero de 2019

Raquel en India: “el cambio de mentalidad que me he traído a casa es positivo al 100%”

Raquel durante su viaje soliario a India
Raquel durante su viaje solidario a India.

En noviembre, Raquel hizo su primer viaje solidario a India. Colaboró con dos proyectos: una guardería solidaria por la mañana y clases de inglés a refugiados tibetanos por las tardes. Valora con un 9 sobre 10 su experiencia. ¿Lo mejor del viaje? “El tiempo con los niños y niñas. ¡El cariño que te dan es incondicional!”

¿Cómo era un día cualquiera en la guardería solidaria de McLeod Ganj?

El día comenzaba temprano: colaboraba en la guardería de 8:30 a 12:30 h. Al salir, iba a tomar un té y a comer algo. A las 16 h había las clases de inglés con los monjes tibetanos, hasta las 17 h. Una vez finalizadas, nos juntábamos voluntarios/as y amigos/as de allí e íbamos a tomar un té y a charlar un rato hasta la hora de cenar.


Niños y niñas de la guardería de McLeod Ganj
Niños y niñas de la guardería de McLeod Ganj


Seguro que, durante tu viaje solidario, viviste un montón de anécdotas o momentos divertidos. ¿Nos cuentas alguno?

Recuerdo con mucha alegría a los niños y niñas de la guardería cuando pensaban que todas las personas voluntarias  nos llamábamos “Hello”, y lo contentos que se ponían cuando llegábamos por la mañana. Los viernes hacíamos doble turno en la guardería, ya que por la tarde llevábamos a los peques al templo del Dalai Lama a jugar.

Otro momento importante fueron las conversaciones con los monjes tibetanos, que siempre preguntaban de qué equipo de fútbol eras, ¡cosa que me impactó mucho!

Los momentos con otros voluntarios y voluntarias y con personas locales fueron de 10
Los momentos con otros voluntarios y voluntarias y con personas locales fueron de 10.

¿Qué es lo que más te ha gustado de la experiencia?

Sin duda alguna, el tiempo con los niños y niñas y las sonrisas que te regalan. ¡El cariño que te dan es incondicional! Además, me gustó compartir esta experiencia con otros voluntarios y voluntarias, conocer gente local y compartir momentos de 10 con ellos... Y, sobre todo, el cambio de mentalidad que me he traído a casa respecto a la cultura, tradiciones y religión. Positivo al 100%.

¿Y lo que menos?

El alojamiento y el frío

Raquel en el precioso entorno de McLeod Ganj
Raquel en el precioso entorno de McLeod Ganj

¿Qué nota global le pones a la experiencia?

Un 9 sobre 10.

Las sonrisas de los niños y niñas eran increíbles
Las sonrisas de los niños y niñas son inolvidables.

¿Qué consejo le darías a una persona que va a hacer este viaje solidario?

Que lleve saco de dormir, porque hace mucho frío. Si van a estar 3 o más semanas, es recomendable comprarse allí mismo un calefactor, ya que nuevo sale más económico que alquilarlo allí.

Raquel colaboró con la guardería solidaria y con clases de inglés a refugiados tibetanos en McLeod Ganj (India) del 3 al 25 de noviembre de 2018. 

viernes, 21 de diciembre de 2018

2018: ¡la familia Tumaini crece!

Eva durante su viaje solidario de Kenia.

Queda muy poco para que termine el año, ¡y toca reflexionar! ¿Cómo ha sido 2018 para Tumaini? Si tuviéramos que resumirlo en una frase sería: crecimiento. Crece el número de viajeros y viajeras. Aumenta también el número de proyectos con los que colaboramos, ya que este año hemos incorporado 5 nuevos en Perú y Kenia. Además, tenemos nuevas colaboraciones con otras ONG, universidades y empresas, y hemos recaudado más de 5.900 euros para las ONG de India, Kenia y Nepal. La familia Tumaini crece, hay más solidaridad… ¡y más viajes que cambian la vida!

María en el centro de elefantes de Tailandia
María  en el centro de elefantes de Tailandia

5 años de viajes y solidaridad

Seguimos aumentando el número de personas que eligen Tumaini para realizar sus viajes solidarios. En 2016 fueron 197. En 2017, 262. Y en 2018, más de 280 personas han confiado en nuestra asociación para organizar su voluntariado internacional. Llevamos cinco años conectando a voluntarios y voluntarias con ONG en países del Sur, y más de 900 personas en total ya han vivido experiencias enriquecedoras, inolvidables y solidarias a través de Tumaini. ¡Gracias a todos y todas por hacerlo posible! :)

¿Y cómo son las personas que han viajado con nosotras este año? La gran mayoría son mujeres (74%), y la media de edad es de 31 años. Además, percibimos que cada vez hay más personas jóvenes que se acercan con ganas de viajar de forma más sostenible, solidaria y alternativa.

La valoración media de la atención recibida por Tumaini es de un 8,9 sobre 10. La nota es muy similar a la del viaje solidario en general: la mayoría de personas, valoran la experiencia global (la atención de Tumaini, del proyecto, su voluntariado, alojamiento, etc.) con un 8,92 sobre 10. No hay mejor noticia que saber que las personas vuelven de sus viajes llenas de aprendizajes y valiosas experiencias.

Jesús en su viaje solidario a Nusa Penida, Bali
Jesús en su viaje solidario a Nusa Penida, Bali

Perú, el destino favorito de las y los viajeros solidarios

Y con gran diferencia. El 32% de las personas que han viajado en estos 5 años con Tumaini lo han hecho a Perú. ¿Por qué? Porque es un país fascinante donde conocer el Machu Picchu, sumergirse en una cultura ancestral y saborear deliciosos platos. Y porque en él colaboramos con cinco proyectos rigurosos y honestos en entornos tan impresionantes como la ciudad de Cusco, la selva de Iquitos o el Valle Sagrado.

Kenia es el segundo destino más solicitado (22%). En ese país colaboramos con cuatro proyectos: un centro de acogida de niñas en Ngong Hills; un orfanato en Nairobi y Malindi, un proyecto que da un hogar y educación a niños y niñas de la calle en Mombasa y un centro de acogida de niños y niñas Pokot en Nakuru.

Le siguen: India (15%), Indonesia (10%), Bolivia y Nepal (6%).

Los proyectos educativos siguen siendo los favoritos, seguidos de los de cuidado de animales y de protección del medioambiente.

Isaías durante su viaje solidario a Bolivia
Isaías durante su viaje solidario a Bolivia


Más de 5.900 euros para fortalecer proyectos

En 2018, hemos organizado varias campañas de recaudación de fondos para las ONG colaboradoras de Tumaini que tenían necesidades más urgentes. En concreto, hemos conseguido:

Perú es, con gran diferencia, el país más solicitado para nuestros viajes solidarios
Perú es, con gran diferencia, el país más solicitado para nuestros viajes solidarios

Nuevas colaboraciones

2018 también ha sido el año de las colaboraciones. Las más destacadas son:

Si te quedas en la familia Tumaini en 2019, te prometemos un año lleno  de viajes, aventuras, proyectos y solidaridad, ¿contamos contigo?

Lucas en el proyecto de México.

jueves, 13 de diciembre de 2018

Fernando en Perú: “los niños y niñas te dan muestras de cariño desde el primer momento”

Fernando con otra voluntaria en la escuelita de Perú
Fernando con otra voluntaria en la escuelita de Perú.

Sin calles masificadas. Sin turistas haciendo fotos por todas partes. ¡Hacer un viaje solidario fuera del periodo de verano cada vez es más habitual! Fernando Jiménez ha colaborado en la escuelita de Cusco entre noviembre y diciembre de 2018. Ha coincidido con varias personas voluntarias con las que tuvo “calidez desde el primer día” y le ha encantado su relación que tenía con los niños y niñas.

¿Cómo era el día a día en el proyecto?

Los voluntarios y voluntarias solíamos quedar a las 14:30 h en el hostal para ir juntos a la escuela. Una vez allí, jugábamos con los y las peques, realizábamos talleres (arte, informática, baile, juegos y tutorías) y hacíamos terapia sobre diferentes temas (igualdad, violencia de género, familia, etc.).

Lo más original de este proyecto es que nos reuníamos en pequeños grupos de niños y voluntarios, llamados "familias". En cada familia, desarrollábamos el tema tratado. El día terminaba merendando y jugando hasta que los padres venían a recoger a los niños.

Fernando con los niños y niñas de Perú
Fernando con los niños y niñas de Perú

¿Qué es lo que más te ha gustado de tu viaje solidario?

¡La relación, tanto con los niños como con los voluntarios y voluntarias! Los niños y niñas desde un primer momento te dar muestras de cariño. Las personas voluntarias tuvimos hermanamiento y calidez desde el primer día.

¿Y lo que menos?

El poco tiempo que estuve.
Fernando bailando con una de las niñas del proyecto.
Fernando bailando con una de las niñas del proyecto


¿Qué tal te recibieron en el proyecto?

Genial. Los primeros días se preocuparon para que sufriera lo menos posible el mal de altura, y los días restantes su trato fue amable, cariñoso y atento.

¿Qué momento de tu viaje recuerdas con más cariño?

Me gustaban mucho los viernes, ya que para concluir con los temas semanales, realizábamos un "show". En él, cada familia mostraba lo realizado durante la semana. El show era muy variado: desde teatro o canciones hasta pasacalles por la ciudad. ¡Tanto los niños como los voluntarios disfrutábamos mucho!

Grupo de voluntarios y voluntarias en el proyecto
Fernando viajó a Perú a través de Tumaini el 18/11 al 11/12/18.

jueves, 29 de noviembre de 2018

Voluntariado ≠ postureo: cómo hacer fotos a niños y niñas durante tu viaje solidario

Ejemplo de una foto tomada en uno de nuestros proyectos colaboradores en Kenia.
Ejemplo de una foto tomada en uno de nuestros proyectos colaboradores en Kenia. 

Este verano sucedió: las redes sociales se llenaron de fotos de famosos junto a niños y niñas negros y latinos. Muchas personas que hicieron viajes solidarios publicaron imágenes con adorables bebés en sus brazos. Fotos donde la persona voluntaria es la protagonista. Fotos donde se muestra “lo buenos o buenas que somos”. Fotos que no muestran ni realidad ni dignidad.

Consecuencias de las fotos irresponsables

En Tumaini nos tomamos muy en serio las fotos que los voluntarios y voluntarias publican durante sus viajes. Tenemos muy claro las consecuencias negativas que pueden tener estas publicaciones:
  • Fomentan el “síndrome del salvador blanco”, donde una persona blanca salva a personas racializadas de sus dificultades. Las personas negras o con rasgos indígenas se muestran como inferiores, no son capaces de resolver sus problemas sin la ayuda de una persona blanca. 
  • No muestran la realidad del voluntariado. Colaborar con una ONG no significa pasar el día abrazando a los niños y niñas. Implica trabajar (y a veces, de forma intensa) en tareas como: dar clase, ayudar con los deberes, pensar actividades lúdicas, dinamizar espacios, organizar eventos, etc. 
  • No enseñan la dignidad de las personas. Al contrario, muestran a la población local como inferior, indefensa, impotente. 
  • No explican las problemáticas sociales del país donde se colabora. Y tampoco las iniciativas de personas valientes que luchan por transformarlas. 
¡Muestra en tus fotos la realidad de tu voluntariado!
¡Muestra en tus fotos la realidad de tu voluntariado! 

Todas las personas que hacen un viaje solidario a través de Tumaini deben realizar un curso de formación obligatorio. En él, comprenden la dimensión de su papel como personas voluntarias y la responsabilidad de explicar su experiencia de forma realista y responsable.

Si tus fotos muestran aspectos de la cultura local, ¡explícalos en tu texto!
Si tus fotos muestran aspectos de la cultura local, (en la foto, nepalí) ¡explícalos en tu texto! 

Antes de hacer "clic", ¡sigue estas normas básicas!

En Tumaini colaboramos con proyectos situados en países tan diversos como India, Kenia o Perú. Cada ONG tiene sus propias normas (por ejemplo, en algunos no se puede hacer fotos hasta el último día de voluntariado), que explicamos a las personas que viajan antes de partir.

Muestra a personas llenas de dignidad, valentía y entereza
Muestra a personas llenas de dignidad, valentía y entereza (Perú).

Pero, en general, todo viajero o viajera que colabora con una ONG en un país del Sur debe tener en cuenta estos elementos antes de hacer “clic” con la cámara o móvil:
  • Siempre, siempre pide permiso para tomar fotos.
  • Haz fotos con moderación.
  • Evita fomentar estereotipos: aprovecha para explicar las complejidades de la cultura o sociedad que visitas.
  • Evita el postureo y fotos donde los blancos aparecemos como “salvadores”. Antes de publicar algo piensa qué quieres conseguir con la foto. En Tumaini queremos romper con el estereotipo de los voluntarios y voluntarias como salvadores del mundo. Para ello puedes explicar las actividades que haces con las personas de la foto, un poco de su historia, etc.
  • No publiques fotos que puedan denigrar a ninguna persona, ya sea menor o adulta. Evita hacer fotos en lugares como por ejemplo hospitales. 
  • Nunca fotografíes a menores desnudos.
  • Tus fotos deben mostrar siempre respeto por la cultura local y las tradiciones. Nunca, nunca, las ridiculices.
  • Aprovecha las redes para contar lo que no suele contarse. Por ejemplo, habla de historias de superación y de cómo el proyecto ha mejorado la vida de quien estás fotografiando. Una buena idea es preguntar a las personas locales qué les gustaría mostrar o qué historia les gustaría contar.
  • Si has viajado con Tumaini y  tienes dudas antes de publicar una imagen, ¡pregúntanos! Estaremos encantadas de ayudarte :)
Muestra momentos divertidos, diferentes, explica lo que nadie cuenta
Muestra momentos divertidos, diferentes, explica lo que nadie cuenta.



jueves, 22 de noviembre de 2018

Elisa en Kenia: “Es la experiencia vital más preciosa del mundo”

Elisa en el centro de acogida de Kenia
Elisa en el centro de acogida de Kenia. Fue la primera voluntaria internacional. 

Elisa ya conocía Kenia. Había hecho un viaje organizado en 2017. Le impactó tanto que, cuando estaba aterrizando en Madrid, se prometió a sí misma que volvería al año siguiente. Pero no regresó de turismo, sino con un viaje solidario, a través de Tumaini. Gracias al voluntariado ha conocido  “lo esencial, lo auténtico y lo impactante” del país, afirma. La experiencia ha sido tan bonita que dice que la repetiría “mil veces más y cada vez sin duda crecería de nuevo por dentro”.

Ya habías viajado a Kenia, ¿qué te hizo volver y por qué de forma solidaria?

En 2017 visité el país con 2 amigas en un momento personal delicado y me prometí volver en cuanto aterricé de vuelta en España. Primero, por lo que supuso para mí a nivel anímico , ¡ese viaje me llenó de ilusión!, y segundo, por lo especial de Kenia. Todo el mundo dice que una vez la conoces te atrapa y eso mismo me pasó a mi. Kenia tiene magia, me robó el corazón: los paisajes, los sonidos, los olores, la comida y, sobre todo, su gente. Decidí volver para ayudar porque las miradas, los abrazos y las sonrisas de los niños a nuestro paso me dejaron en deuda sin duda.

Elisa hizo voluntariado con bebés abandonados o huérfanos en Nairobi

¿En qué se diferenciaron los dos viajes (el primero, turístico, y el segundo de voluntariado)?

El año pasado viajé en pack organizado, con todo tipo de comodidades, y disfruté muchísimo de los sitios que visitamos y de los momentos con mis amigas. Pero, al fin y al cabo, fue “un viaje más”. “Lo esencial, lo auténtico y lo impactante” del país no está ahí en la superficie, pero en nuestro primer viaje a Kenia se colaba en nuestras paradas sin dejarnos indiferentes.

Cuando volví esta segunda vez a conocer todo eso que me había tocado por dentro me di cuenta de que eso que no se ve en los paquetes turísticos es aún más bonito que los lodges de lujo. A través de un viaje solidario conoces la realidad del país, te sumerges en ella, aprendes su cultura, su idioma y das a la vez que recibes. Por otra parte, se puede combinar con turismo convencional, por lo que se convierte en una experiencia que siempre recordarás.

¿Cómo era tu día a día en el proyecto de Nairobi?

Mi horario de voluntariado era de 9 a 17 h con una hora de descanso para comer. Mi tarea principal era cuidar de bebés huérfanos o abandonados por sus padres de 1 a 24 meses (algunos con discapacidades físicas/mentales): cambio de pañales y ropa, aseo, alimentación y entretenimiento. El resto del día, realizaba  actividades con los niños más mayores (de 7 a 16 años).

Con uno de los niños del centro
Con uno de los niños del centro

¿Cómo fue tu relación con ellos?

Fui la primera en colaborar con esta ONG de Nairobi y además no coincidí con otros voluntarios. Al principio, niños y trabajadores del centro estaban expectantes (creo que muchos no habían visto una blanca nunca). Pero, en muy poco tiempo, se creó un vínculo fortísimo por ambas partes (incluso de verdadera amistad con algunos de ellos). Tanto, que cuando volví a España me costó muchísimo retomar mi rutina: les echaba de menos y llegué a quererles tanto que pase una especie de duelo, ¡deseaba haberme quedado allí! Me hicieron sentir una más llenándome de cariño a diario en forma de gracias. ¡Pero las gracias se las tengo que dar yo!

¿Hay alguna historia de algún niño o niña que te haya marcado? 

¡Hay tantas historias! Me tocó trabajar en la unidad de bebés, alimentándoles, limpiándoles, jugando con ellos… Había un pequeño que tenía autismo y consiguió sonreír y “chocar los 5” conmigo después de mil intentos por mi parte, ¡las cuidadoras no daban crédito!

Y, por supuesto, nunca olvidaré a uno de ellos, “your novio” como decías las “aunties” que aprendieron español. Fue amor a primera vista, qué pena que la adopción internacional en Kenia no esté permitida, ¡porque cuidaría de ese bebé para siempre!

Elisa junto a mujeres masai en Kenia
Elisa junto a mujeres masai en Kenia

¿Qué opinas de la labor de la ONG con la que colaboraste?

Hacen un trabajo maravilloso, ¡qué sería de esos niños de lo contrario! Reciben una buena educación basada en el respeto, el agradecimiento y el trabajo. Además, son alimentados de forma equilibrada, escolarizados y además ¡consiguen interiorizar un concepto de familia entre ellos envidiable!

¿Qué aprendiste de tu viaje solidario?

A valorar lo que tengo, a recibir, a tolerar, a observar… Me hice fuerte físicamente, entendí que otras realidades muy diferentes son igual de buenas o incluso mejores que la mía (que a priori parecía perfecta)... Y, sobre todo, aprendí a emplear mi tiempo libre en cosas que te llenan, más que los placeres vacíos.

Bebés en el centro de acogida
Bebés en el centro de acogida de Nairobi

¿Tu viaje solidario te ha cambiado, aunque sea un poco, la vida?

Sí, soy mejor persona, me encuentro llena de paz, sin cabida a problemas superfluos del día a día. Muy satisfecha por el granito de arena aportado y por otra parte muy agradecida por haber tenido la oportunidad de vivir algo tan especial en todos los sentidos.

¿Hiciste nuevas amistades durante tu colaboración?

Todavía sigo en contacto con mucha gente (la directora, las cuidadoras, una estudiante africana que hacía prácticas allí, el conductor, y los masais que me recibieron los fines de semana). Son gente maravillosa que abraza al que llega, te lo dan todo, incluso lo que no tienen para ellos mismos. Espero de corazón volver pronto.

En su voluntariado, Elisa hizo amistades que todavía perduran.
En su voluntariado, Elisa hizo amistades que todavía perduran.

¿Recomendarías el viaje solidario a una persona que está dudando en hacerlo?

¡Entiendo que hay que ser valiente! Al inicio hay dudas, incertidumbre... Pero lo positivo en la balanza final es aplastante, ¡100% ventajas y aportaciones para uno mismo!  Es la experiencia vital más preciosa del mundo y considero que todos deberíamos pasar por ahí al menos una vez.

Elisa viajó y colaboró en el centro de acogida para niños y niñas de Nairobi del 16/06 al 02/07/18.