martes, 15 de octubre de 2019

Claudia en Kenia: “Nunca olvidaré cómo con tan poco se puede hacer tanto”

Claudia durante su viaje solidario a Kenia.
Claudia durante su viaje solidario a Kenia.

Desde el primer momento, Claudia entendió en qué consiste un viaje solidario: “es una experiencia personal impagable” donde quien más se beneficia es la persona que viaja. Colaboró 15 días en el centro de acogida de niños y niñas de la calle en Kenia. Como enfermera, pudo curar a algunos niños. “Solo por eso ya ha valido la pena”.


¿Cómo fue tu llegada en la ONG?

La acogida fue súper buena, nos explicaron el proyecto, nos entregaron un dossier con información, nos presentaron al personal y nos enseñaron el centro. El segundo día nos entregaron un horario que incluía las actividades en las que íbamos a participar de lunes a viernes, ¡bastante variadas! Incluían: preparar las comidas, ayudar en los estudios a las estudiantes de secundaria, deportes, etc. También había salidas a la zona de vertederos. La verdad es el cumplimiento del horario fue bastante flexible en mi caso, por lo que pude participar en las actividades que más me interesaban sin ningún problema.

Claudia durante el proyecto de Kenia. 

Cuéntanos cómo era un día normal durante tu voluntariado

Por las mañanas llegábamos a las 9 h, y, nada más entrar por la puerta, muchos niños y niñas venían a recibirte con un abrazo, ¡una maravilla empezar así el día! Después nos incorporábamos a la actividad planificada, e intercalábamos estas actividades con tiempo libre que aprovechábamos para jugar con los niños o hablar con el personal del centro.

Los días de salida al vertedero variaban. Solíamos montarnos a un bus, ir al supermercado a comprar pan y leche y recoger  a los niños y sus madres. Allí jugábamos con ellos y les dábamos la comida. En mi caso, como enfermera, también curé las heridas de aquellos que lo necesitaban, con el botiquín que llevan siempre en el autobús.

¿Nos cuentas alguna anécdota que recuerdes con especial cariño?

Me gustaba entrar en las clases de cocina, donde aprendí algunas recetas tradicionales. Un día nos ofrecimos a enseñarles a hacer gazpacho, ¡y fue bastante gracioso observar las caras de las chicas al ver qué ingredientes utilizábamos y cómo lo preparábamos!

Nunca olvidaré cuando curé heridas en el vertedero. ¡Cómo con tan poco se puede hacer tanto! Me sorprendió lo mucho que te agradecen algo que para nosotros es simple y cotidiano. Solo por eso, ¡el viaje ha valido la pena! Empecé con un grupo de niños pequeños, que se multiplicó por tres a medida que iba avanzando. Pol, el conductor del autobús, encargado de curar las heridas normalmente, prestaba mucha atención, y mostraba mucha disposición para aprender a hacerlo. Me llamó la atención que no dispusiese de nociones básicas para ello. Con la ayuda de otras voluntarias (Isaura, María José y yo), reordenamos el botiquín, e hicimos un documento con pasos básicos para la cura de heridas. Le gustó tanto que en el mismo momento fue al pueblo a plastificarlo para poder llevarlo encima. Es de lo más gratificante que he vivido en mis 12 años como enfermera.

Claudia coincidió con otras personas voluntarias en el proyecto
Claudia coincidió con otras personas voluntarias en el proyecto.

¿Qué es lo que más te gustó del viaje solidario?

Poder estar en contacto con otra cultura, y aprender tanto de ellos. El calor de los niños y de todo el personal del centro, desde el momento en el que llegas te sientes como en casa. El acompañamiento en todo momento desde la organización tanto de aquí como allí. Mi miedo al ir sola, era sentirme desprotegida, y no ha ocurrido en ningún momento.

Yo, además, tuve mucha suerte, porque coincidí en la casa con dos compañeras excepcionales, hicimos buenas migas desde el primer día, y no hemos tenido ni un solo problema. Me traigo además de la experiencia a dos buenas amigas.

¿Y lo que menos?

Para mí, el viaje cumplió totalmente mis expectativas. Comprendí desde el primer momento que en Kenia la forma de trabajo es más flexible y los horarios un poco laxos. Eso incomoda a algunas personas, pero para mí no supuso ningún problema. Al contrario, con el estilo de vida que tenemos aquí, ¡hasta se agradece!

Durante el voluntariado, también se visitaba a niños/as de la calle
Durante el voluntariado, también se visitaba a niños/as de la calle.

¿Qué aconsejarías a una persona que va a viajar al proyecto?

Es importante que las personas entiendan que un viaje solidario consiste en viajar de forma distinta, responsable y solidaria. Probablemente al que más ayudes sea a ti mismo/a, regalándote una experiencia que te aportará un gran crecimiento personal. Lo que nos vamos a llevar es una experiencia personal impagable. Desde luego que son viajes que cambian la vida, porque no visitas el país como si de un escaparate se tratase, sino que nos incorporamos a su cultura y sus gentes, vemos sus realidades, las agradables y aquellas más duras e injustas. ¡En ambos casos es un privilegio!

Claudia colaboró en el centro de acogida de niños y niñas de la calle del 1 al 15 de agosto de 2019.

jueves, 10 de octubre de 2019

Incendios en el Amazonas, ¿cómo han afectado a Bolivia?

Los incendios han devastado 4,1 millones de hectáreas en Bolivia
Los incendios han devastado 4,1 millones de hectáreas en Bolivia

Este martes, Evo Morales por fin dio la noticia que todas estábamos esperando: los incendios en la Amazonía boliviana por fin se han extinguido. “Comienza la etapa de recuperación de la fauna y flora de nuestra Chiquitania. Juntos logramos apagar el fuego y juntos iniciaremos la etapa post-incendio”, afirma. Pero, ¿cuáles son las consecuencias reales de incendios de tan grande magnitud? Te lo contamos en 5 claves

1. 4,1 millones de hectáreas devastadas

En agosto se registraron 30.901 incendios forestales en la Amazonía (Brasil, Bolivia y Paraguay). Aunque la mayoría de las noticias se centraban en Brasil, en Bolivia, 4,1 millones de hectáreas (datos del 15/09) han sido devastadas, especialmente en la zona de Santa Cruz de la Sierra, según el grupo ambientalista Fundación Amigos de la Naturaleza. Es casi el doble de lo que se registró en 2016.

2. Evo Morales no decretó el “desastre nacional”

Muchos analistas han criticado la posición del presidente Evo Morales de no decretar en la zona la situación de emergencia, llamada "desastre nacional". Esta situación hubiera acelerado las labores de extinción de los incendios. La decisión del presidente fue criticada por colectivos ambientalistas, vecinales y asambleas ciudadanas.

Personas del centro de rescate de animales con el que colaboramos colaborando.

3. Colaboración ciudadana

Para extinguir los incendios, se han movilizado miles de funcionarios y de bomberos voluntarios, tanto nacionales como internacionales. Además, aviones y helicópteros de varios países contratados por el gobierno han descargado miles de litros de agua. Los primeros focos aparecieron sobre el 20 de julio, por lo que se ha tardado más de dos meses en extinguir el fuego.

4. Nuevo decreto, ¿posible causa?

A principios de julio, el gobierno boliviano modificó un decreto y autorizó el desmonte (convertir un monte natural en terreno apto para la producción agrícola) y la quema controlada de bosques en los departamentos de Beni y Santa Cruz con fines agropecuarios en terrenos privados y comunitarios. Precisamente esa zona es la más afectada por los incendios.

Algunos activistas medioambientales y defensores de los derechos de los pueblos indígenas reprochan a Morales haber cambiado la normativa para ampliar las tierras de cultivo. También se habla de la sequía intensa como posible causa.

Labores de rescate de las zonas afectadas por los incendios en Bolivia.
Labores de rescate de las zonas afectadas por los incendios en Bolivia.


5. ¿Cómo ha afectado a los animales?

En Tumaini hemos seguido de cerca los incendios y hemos mantenido una comunicación fluida con el centro de rescate de animales con el que colaboramos. Aunque el fuego no ha llegado a la ONG, el equipo ha colaborado en el registro y búsqueda de animales heridos en el área del Parque Nacional Otuquis.

“Hemos construido un puesto de atención para los animales heridos de la zona, aunque no hemos encontrado apenas supervivientes. Toda la flora y fauna han sido arrasados por las llamas, ¡la imagen es desoladora! No se sabe cuántos animales han muerto, pero la situación es terrible: no hay peces, comida, flores, ¡todo se ha quemado en ciertas áreas! Otro problema es el agua: los animales que buscan comida o refugio no la encuentran”, explican los coordinadores.

En el centro de rescate de animales se han volcado con la extinción
En el centro de rescate de animales se han volcado con la extinción.

Y tú, ¿qué puedes hacer?

Ahora más que nunca, el centro de rescate de animales de Bolivia necesita tu ayuda. Si te apasionan los animales, puedes colaborar:

  • Compartiendo esta noticia en tus redes y con todos tus amigos/as. 
  • Haciendo una donación: a través de info@viajestumaini.org os daremos toda la información. 
  • Haciendo voluntariado, en las fechas que puedas, durante el tiempo que puedas: http://bit.ly/ViajeSolidarioBolivia


martes, 1 de octubre de 2019

Cómo hacer turismo responsable… ¿desde casa?

Lucas, durante su viaje solidario a Perú
Lucas durante su viaje solidario a Perú.


Este verano, seguro que has intentado ser un viajero/a más respetuoso con el medio ambiente, los animales y las culturas. Has visto turistas tirando basura y te has indignado. Has leído sobre el tema y te has concienciado. Pero, una vez en casa, ¿se puede seguir haciendo turismo responsable? En Tumaini lo tenemos claro: ¡sí! Te contamos 5 cosas que puedes hacer sin salir de tu ciudad.

1 Comparte tu experiencia y aprendizajes

Los días pasan y pronto vuelves a la rutina, pero ¡no dejes pasar la oportunidad de compartir con los tuyos lo que has aprendido! Enseña tus fotos y vídeos, explica tus inquietudes sobre las consecuencias negativas del turismo y, sobre todo, comparte tus trucos para viajar dejando la mínima huella posible. Además, ofrece tu ayuda si algún amigo/a, familiar o compañero/a te pide consejos para preparar su próxima escapada. ¡Cuantas más personas concienciadas haya, mejor!

Mónica y Víctor recordando sus viajes solidarios a Kenia en Barcelona
Mónica y Víctor recordando sus viajes solidarios a Kenia en Barcelona.

2 Denuncia las cosas que no te encajan

No se trata de ir por la vida echando broncas, o dando lecciones. Pero si alguien te cuenta que en sus vacaciones ha montado en elefante, dado limosna a niños/as o se ha alojado en primera línea de playa, ¡no le sigas la corriente! Explícale que su opción no te parece correcta y por qué. Eso sí, con una sonrisa :)

3 Usa tus redes para concienciar

Tus redes sociales son poderosas, ¡úsalas para concienciar y dar ejemplo! Muestra a tus seguidores las cosas que no te han gustado de tu viaje y cuéntales por qué decidiste pasarte al lado sostenible del turismo. Interactúa con otras personas preocupadas también por el mismo tema. ¡Crea debate, despierta el espíritu crítico, genera alianzas!

Viajeros/as de Tumaini comparten sus experiencias. 

4 Colabora con proyectos

¡Da un paso más y colabora con alguna ONG! Por ejemplo, si te ha indignado ver cómo tratan a los elefantes en el país que has visitado, busca una organización que sensibilice sobre los derechos de los animales en tu ciudad, o bien colabora a distancia con un proyecto local. ¡Tu viaje puede ser el primer paso de un bonito camino lleno de solidaridad, aprendizajes, y momentos bonitos con personas con tus mismas inquietudes!

Charla sobre viajes solidarios en Barcelona. 

5 ¡Prepárate para ser mejor viajero/a! 

Desde tu ciudad puedes prepararte para que tu próximo viaje sea todavía más sostenible. Lee todo lo que puedas sobre el tema, ve a charlas, participa en encuentros con otros viajeros y viajeras… Y si ya tienes claro tu próximo destino, ¡empieza a informarte cuanto antes! Que cada viaje sea un paso más hacia la conciencia y responsabilidad.

Y, si te animas a hacer un viaje solidario la próxima vez, en Tumaini aquí estamos para acompañarte ;-)