miércoles, 22 de noviembre de 2017

Kit del viajero responsable I: ¿cómo no dañar al medio ambiente cuando viajamos?

Una voluntaria del proyecto de Perú, camino al Machu Picchu.

Todos y todas lo hemos vivido: vamos a visitar un monumento, pero está masificado y deteriorado. Hacemos un trekking por el Himalaya, pero por el camino encontramos residuos. Buceamos en una isla de Tailandia, pero hay tantos turistas que apenas quedan corales. Todos los años, más de mil millones de personas recorren el mundo y sus viajes muchas veces perjudican el medio ambiente. Aquí empieza nuestro kit del viajero responsable. Primer capítulo: ¡consejos para minimizar nuestros impactos cuando viajamos!

1 Deterioro de espacios culturales

Hasta hace muy poco, no había límites para visitar yacimientos arqueológicos, monumentos y otros enclaves. El Machu Picchu, el Taj Mahal o el mismo Coliseo de Roma recibían miles y miles de turistas todos los días. Esto ha ocasionado su deterioro y ha empeorado la experiencia de las personas que los visitan. Por suerte, en muchos de ellos se ha determinado un número máximo de personas que pueden visitarlos al día (la denominada “capacidad de carga”), se han puesto turnos de visita, etc.


¿Qué puedo hacer yo?

Como viajero o viajera, puedes hacer mucho para evitar este deterioro del patrimonio:

  • Busca los días con menos afluencia de público para visitar monumentos.
  • Si puedes, viaja fuera de temporada alta. Los precios son más económicos y la masificación mucho menor.
  • Si visitas un monumento y está masificado o deteriorado, pon una queja o sugerencia explicando la situación.
  • Sé comprensivo o comprensiva si visitas un lugar y está cerrado total o parcialmente. La rehabilitación es esencial para preservar el patrimonio. Aprovecha para visitar lugares menos conocidos que seguro te sorprenden. 
  • Nunca, ¡nunca! dejes residuos.
  • Cumple las normas del lugar: si no pueden hacerse fotos o hay espacios que no pueden visitarse es por el bien del monumento.

Turismo responsable en Agra, cerca del proyecto de Varanasi con el que colaboramos.


2 Deterioro de espacios naturales

Son muchos los efectos que producimos, sin querer, cuando viajamos de forma irresponsable: erosión del suelo, aumento de la contaminación, vertidos de residuos en el mar, pérdida de hábitats naturales y presión sobre las especies en peligro de extinción.

Hay gobiernos que ya están tomando medidas. Tailandia cerró en 2016 la isla Koh Tachai al turismo para proteger los corales, la flora y la fauna de uno de los destinos favoritos para el buceo

¿Qué puedo hacer yo?

Tu actitud es clave para evitar el deterioro de los espacios naturales que visitas:

  • No te alojes en primera línea de playa.
  • No te alojes en un gran complejo hotelero donde el gasto de luz, agua y energía es desmesurado.
  • Limita tú también tu consumo. No dejes que haya aires acondicionados desorbitados. Si te ocurre, pide que, por favor, lo bajen. 
  • Infórmate del sistema de reciclaje del país que visitas. Si por ejemplo llevas pilas y no tienes el país no tiene un sistema para reciclarlas, llévatelas de vuelta a casa. 
  • Nunca, ¡nunca! dejes residuos.
  • Si vas a hacer cualquier actividad con animales, asegúrate de que son tratados con dignidad. Visita un centro de rescate de fauna silvestre o un santuario de elefantes, por ejemplo. Además, no invadas su espacio, no hagas demasiado ruido y sigue las indicaciones que te den.
  • Si haces un trekking, no te salgas de las rutas establecidas. 

En India, los voluntarios y voluntarias se implican en la limpieza de montes.

3 Huella de Carbono

Es el indicador que mide la cantidad de gases de efecto invernadero que emitimos al realizar una determinada actividad. Uno de los gases más nocivos es el CO2. El sector de la  aviación es responsable del 2% de la emisión de CO2 generada por el ser humano. Una cifra desorbitada.

Hay gobiernos, como el de Costa Rica, y empresas como KLM, que están investigando sobre el uso de biocombustibles como fuente de energía alternativa y sostenible. La Unión Europea también está intentando regular las emisiones, pero las medidas se pondrán en marcha en unos años.

¿Qué puedo hacer yo?


  • Evita coger vuelos innecesarios. En lugar de tomar vuelos internos y recorrer el Norte y Sur de India en tres semanas, céntrate en una zona o muévete en autobús. Piensa que es imposible que veas todo. Además, así tienes una excusa para volver. 
  • Compensa tus emisiones. Muchas aerolíneas dan la opción a las y los viajeros de compensar el CO2 que va a emitir su vuelo. Por ejemplo, en el momento de la compra, dan la opción de donar una cantidad de dinero a proyectos medioambientales para “compensar” el impacto del vuelo. 

Existen numerosas “calculadoras de CO2” en Internet. Con ellas puedes calcular no solo el CO2 que producen con tus viajes de avión: también el que emites cuando vas en coche, autobús, cuando pones la calefacción, etc. Una vez calculado, puedes compensar tu emisión haciendo una donación a un proyecto.

En Bali, colaboramos con un proyecto de protección del medio ambiente.

4 Mala gestión del agua

Resorts, campos de golf, piscinas, grandes hoteles, duchas en las playas… consumen una cantidad desmesurada de agua. Tanta, que se empieza a vincular el desarrollo turístico con el peligro de sequía. Mallorca, por ejemplo, está en situación de pre-sequía y se cree que en buena parte es causada por el turismo. Porque, según el gobierno municipal, los turistas consumen más del doble de agua que las personas residentes.


¿Qué puedo hacer yo?


  • Aunque estés "de relax", no alargues tus duchas, ni te duches varias veces al día. Consume el mínimo necesario de agua. 
  • No dejes las duchas de playa ni ningún grifo en funcionamiento, si no las usas. 
  • Tampoco dejes que tus hijos o hijas jueguen malgastando este recurso (encendiendo las duchas, utilizando pistolas de agua, etc.). Deben comprender desde pequeños que es un bien muy valioso :)
  • No laves las toallas todos los días, si no es necesario. 
  • Elige alojamientos que reutilizan el agua y se comprometen a no malgastarla.

El Machu Picchu ha limitado a 6000 el número máximo de visitas diario.

Año del Turismo Sostenible

¡Recuerda que 2017 es el Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo, por lo que ahora, más que nunca, debemos tomar conciencia de que nuestras acciones como viajeros y viajeras son poderosas!

Viaja. Disfruta. Pero también: respeta. 

1 comentario:

  1. No cabe duda de la concienciación creciente que viene produciéndose en la sociedad en materia de ecología en los últimos años. El respeto por el medio natural se ha convertido ya en una de las mayores preocupaciones de un alto número de sectores de actividad, como sucede en el caso del sector turístico, altamente consciente ahora de la importancia de cuidar de los recursos y hábitats tras décadas de desgaste en numerosas zonas del planeta. Saludos.

    Fuente: galapagos yacht cruise

    ResponderEliminar