martes, 22 de octubre de 2013

La vida en McLeod Ganj

Los días pasan rápido y mi partida cada vez está más cerca. Me da pena porque he conocido a gente maravillosa que probablemente no vuelva a ver (o quizás sí) y es que McLeod Ganj tiene una energía muy especial. Pertenece a  la India, concretamente al Estado de Himachal Pradesh pero a pesar de pertenecer a India es un sitio muy tranquilo. Rodeado de montañas, la gente pasea relajada durante todo el día, es un sitio pequeñito donde se accede a todos los lugares caminando. La mezcla de diferentes personas es muy agradable, aquí viven una de las mayores comunidades de refugiados tibetanos del mundo, por las mañanas les ves sentados con su mala (un collar tibetano hecho de cuentas de madera que es el equivalente a nuestro rosario) entre sus dedos cantando sus mantras, son muy curiosos y amables, siempre te reciben con una sonrisa. Hay por supuesto muchos hindúes y bastantes europeos o americanos que han decidido establecerse aquí. Hay muchísimos centros de yoga, meditación, reiki, etc. Yo me saqué la semana pasada el primer nivel de reiki y he estado practicando con mis compis de clase desde entonces. Existe también una comunidad de musulmanes chiquitita, la mayoría son de la región de Cachemira donde hace unos años también sufrieron una invasión y conflicto similar al padecido por los tibetanos. El sitio donde duermo que se llama Mount View está regido por gente de Cachemira y me miman como si fuera de su familia (mil gracias Shabir, Rama y Munna!). Cuando miro por la ventana veo las imponentes montañas que rodean este pueblecito, escucho cantar a los niños del cole de al lado y a veces recibo la visita de monos y águilas en mi terraza, aquí hay muchísimos. Para que veáis que no miento ahí va una muestra







Por otro lado, he estado todos los días visitando el proyecto de Yeshi, hablando con otros voluntarios, viendo un poco el funcionamiento del día a día, etc. La semana pasada fue algo especial porque el sábado se inauguró oficialmente su proyecto con lo cual han estado muy liados con los preparativos, vinieron hasta dos ministros y todos ellos se vistieron con sus trajes tradicionales tibetanos, fue un espectáculo muy bonito de ver. Uno de los profesores de inglés les falló así que me pidieron si podía sustituirle y he estado dando clases de conversación durante toda la semana pasada. Es la primera vez que hago de profesora y es curioso porque siempre he pensado que no lo iba a disfrutar pero al contrario, he disfrutado mucho de dejar mi pequeña aportación, ahora después de una semana de prácticas ya son capaces de utilizar correctamente el pasado simple :)






En el fin de semana he estado especialmente activa en la parte cultural. El sábado estuve en una competición de cortos que hicieron en TIPA (Tibetan Institute of Performing Arts) y disfrutando de las danzas tradicionales tanto de tibetanos como de India. El domingo hice un treking (con Tony, un chico americano, Eva, una chica alemana y Carolina, nacida en Polonia pero con el corazón en España, todos nosotros hemos formado una pequeña familia en India!). La tarde la pasé en TIPA viendo un documental muy premiado e interesante acerca de la vida de los tibetanos.









Hace un ratito he conocido a una chica española, de la Rioja, que lleva dos años viviendo en Mcleod Ganj y trabaja de forma voluntaria en un proyecto relacionado con los niños de los refugiados dándoles educación y a su vez tratando de empoderar a las mujeres tibetanas a través de talleres de artesanía. El jueves he quedado que iría a visitarlo.


Como dicen aquí Tashi delek! Significa ¡Todo lo mejor!

Besos

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar